Nota aclaratoria: Todos los textos y dibujos publicados en este espacio son creados por la imaginación aturdida de la autora. Todo es ficción. Cualquier parecido con la realidad...


miércoles, 11 de diciembre de 2013

Instrucciones para ser feliz 10 minutos.

Primero hay que aburrirse. 
Luego buscar por toda la casa hasta hallar ese círculo escurridizo, esa mansión de ácaros domésticos.

Acto seguido se desentraña la madeja con precisión casi quirúrgica y se retuerce cada uno de sus filamentos con máxima entrega, como si de ello dependiera la continuidad de las estaciones o la sucesión de los períodos orbitales.

Una vez logrado esto, se contempla el cadáver destazado e inservible de la materia que desde este momento deja de ser el objeto de nuestro deseo y se retira uno a otra habitación a lamerse la carita.

Esto y sólo esto hay que hacer para no aburrirse una tarde de invierno, para alejar de nuestras almas la inutilidad y la desidia, y alcanzar cierto grado de satisfacción en la vida.

Pero para esto hace falta ser gatito. Y uno no es gatito, lamentablemente.